Causas del picor vaginal y como tratarlo


Al menos una vez en la vida todas las mujeres han sufrido en alguna ocasión picor vaginal / vulvovaginal y la zona circundante. Pero ¿qué es el picor vaginal

El picor vaginal, también conocido como prurito vaginal, es un síntoma de hormigueo o irritación que provoca la necesidad de rascarse para aliviarlo lo antes posible. En el caso concreto del picor de la zona de la vulva vaginal, al tratarse de una zona íntima y sensible puede causarnos incomodidad, tensión y que dure más de lo deseado por caer en el autocuidado sin revisión médica, debido a ciertos tabúes.

La zona vulvar es una zona con una sensibilidad especial en cuanto a cuidados de higiene, del pH y la flora y mantenimiento de la humedad adecuada. Por esta razón, es fácil que con alguna alteración o descuido de nuestros cuidados personales atraigamos este molesto e irritante síntoma.

También puede originarse con otro tipo de causas a las que es importante prestar atención, como infecciones o enfermedades ginecológicas. Para poder tratar adecuadamente el picor vaginal y/o picor vulvovaginal y que no se vuelva algo crónico debemos conocer las causas principales. En las siguientes líneas hablaremos detenidamente sobre ellas, así como de los síntomas que acompañan y posibles tratamientos. 

Causas del picor vaginal y síntomas asociados

Productos de higiene y cuidado irritantes

Entre las causas de picor vaginal, la más habitual viene de la mano de los productos que usamos para nuestra higiene, cuidados y para el lavado de nuestra ropa. Existen multitud de productos químicos irritantes con capacidad para generar una reacción alérgica que provoque picores en la zona de la vagina y alrededores. Estos productos los podemos encontrar en: 

  • Jabones. 
  • Aerosoles. 
  • Duchas vaginales. 
  • Cremas. 
  • Ungüentos. 
  • Detergentes y suavizantes para ropa.
  • Papel higiénico con perfume. 

Enfermedades de la piel

Algunas afecciones de la piel como la psoriasis, dermatitis atópica y el eccema pueden traer consigo irritación, enrojecimiento y picor vaginal. Este tipo de afecciones suele darse en otras partes del cuerpo al tiempo que se da en la zona vaginal y aparece en gente afectada previamente por estas enfermedades.

Candidiasis Vaginal

La candidiasis vaginal es la infección por hongos más común y está causada por el hongo Candida albicans, la mayoría de las mujeres la contraerá al menos una vez a lo largo de su vida. Se trata de una infección micótica de la vagina que causa picazón y ardor en la zona vulvovaginal. Además, puede causar dolor al orinar, dolor durante las relaciones sexuales y un flujo vaginal espeso y con color blanquecino parecido al requesón.

La Candidiasis puede aparecer: 

  • Por el uso de antibióticos que produce un desequilibrio en la flora natural vaginal. 
  • Durante el embarazo. 
  • Debido a una diabetes no controlada. 
  • Sistema inmunitario debilitado. 
  • Consumo de anticonceptivos o terapia hormonal que aumenta los niveles de estrógeno. 
  • Uso de ropa mojada como trajes de baño o ropa deportiva. 
  • Productos de baño perfumados como toallas higiénicas o jabones. 
  • Rutinas de higiene incorrectas que eliminan las bacterias naturales que protegen la salud íntima. 

Para la Candidiasis vaginal se recomiendan cambios en la rutina diaria y además el uso de productos para la eliminación del hongo cándida, en formato crema o comprimidos vaginales que tratan la candidiasis vulvovaginal no complicada. 

Enfermedades de transmisión sexual

Hay numerosas enfermedades de transmisión sexual o ETS que pueden causar picazón en la vagina, entre otros síntomas. Las enfermedades más frecuentes que causan picor y se transmiten por tener contacto sexual sin protección son: 

  • Clamidia. 
  • Gonorrea. 
  • Herpes genital. 
  • Tricomoniasis. 

Menopausia

La menopausia es el proceso fisiológico natural por el cual cesa la aparición de la menstruación. Junto a la menopausia se producen numerosos cambios, entre otros muchos cambios hormonales como la reducción de estrógeno. La reducción de estrógenos lleva a lo que es conocido como atrofia vaginal, causando adelgazamiento de la mucosa y con ella sequedad vaginal. Esta sequedad vaginal causa irritación y picazón

En los casos de sequedad debido a la menopausia suele recomendarse crema de estrógeno. 

Estrés

El estrés físico puede llegar a producir picazón e irritación en la piel incluida la piel de la vagina. Un estrés excesivo diario puede tener como consecuencia el debilitamiento de nuestro sistema inmunitario que pueda favorecer infecciones previamente mencionadas que causan entre otros muchos síntomas, la molestia que conlleva el picor vaginal. 

Es importante encontrar una rutina diaria que nos aporte ciertos momentos de relajación y desconexión para bajar nuestros niveles de estrés e impedir un debilitamiento del sistema inmunitario.

Cómo aliviar picor vaginal

El picor vaginal puede venir de infecciones causadas por alteraciones de la microbiota vaginal, tal es el caso de la vaginosis bacteriana y la candidiasis vaginal.

Aquí algunos consejos para ayudar a su prevención: 

  • Cambiar los tampones o compresas en el tiempo recomendado. 
  • Mantener una limpieza óptima. Lavar la zona íntima usando productos de higiene que cuiden el pH de la zona íntima.
  • Cuidar la humedad de la zona, manteniendo la zona seca. Para ello cambiarse la ropa mojada o húmeda lo antes posible. 
  • Cambios de ropa interior diarios y utilizar ropa de algodón. 
  • Evitar duchas vaginales (a no ser que sean de prescripción médica). 
  • No usar aerosoles ni productos de higiene íntima que contengan conservantes o perfumes, ya que esos productos químicos pueden ser irritantes. 
  • Evitar productos de limpieza de la ropa que puedan causar irritaciones como suavizantes o detergentes. 
  • Evitar la ropa ajustada, optando por ropa holgada que favorezca la ventilación y la circulación del aire, evitando un ambiente demasiado húmedo. 
  • Uso de probióticos vaginales que nos ayuden a mantener la flora vaginal equilibrada y el pH ácido. 

El picor vaginal en la mayoría de los casos no supone un riesgo ya que no se debe a causas graves y tiene tratamiento. Pero cuando el picor se vuelva excesivo llegando a interrumpir tu vida diaria y el sueño, o si aparecen úlceras, inflamación excesiva, dolor o problemas para orinar acude a un especialista médico que te asesore adecuadamente.