Mujer joven sonriente con camiseta roja, feliz después del tratamiento de Canestén y con un alivio total de la candidiasis y sus 6 síntomas principales

¿Qué es la Irritación Íntima?

Ocasionalmente, algunas mujeres experimentan irritación y escozor en la zona íntima y, en consecuencia, se sienten incómodas. Esta sensación puede deberse a diferentes causas que no están necesariamente relacionadas con la higiene o las infecciones vaginales.

¿Alguna vez has sentido una sensación de hormigueo o picor en la vulva o zona vaginal externa? Para muchas mujeres, la irritación en la zona íntima es una condición bastante común que puede resultar incómoda, molesta y, muy a menudo, inoportuna.

La irritación íntima afecta al 38% de las mujeres* y no necesariamente está relacionada con la higiene o las infecciones vaginales, sino que puede estar causada por diferentes factores relacionados con el estilo de vida.

Icono bicicleta

Ejercicio

Al practicar algunos deportes, como el spinning o el running, se puede generar un roce en la zona vulvar.

Icono salvaslips

Uso de salvaslips, compresas y/o tampones

Estos productos de higiene provocan oclusión y, si no se cambian a menudo, favorecen que haya más humedad en la zona.

Icono ropa ajustada y sintética

Uso de ropa ajustada y/o sintética

Los tejidos sintéticos y/o la ropa ajustada dificultan la transpiración de la zona vulvar y la sensibilizan.

Icono depilación

Depilación

Por la sensibilización que producen los diferentes métodos (láser, cera, etc.) en la zona.

Icono relaciones sexuales

Relaciones sexuales

Por el roce y/o el uso de productos como, por ejemplo, los preservativos, espermicidas, etc.

Icono menstruación u otros desequilibrios hormonales

Menstruación u otros desequilibrios hormonales

Durante la menstruación, y en otros momentos en los que hay menores niveles de estrógenos, puede aparecer sequedad y picor vulvovaginal.

Icono estrés

Estrés

El estrés puede provocar un desequilibrio hormonal que favorezca la aparición de irritación vulvovaginal.

Icono geles y jabones

Uso de geles o jabones agresivos y/o desodorantes higiénicos

Productos no específicamente desarrollados para la higiene íntima pueden provocar irritación ya que la piel y el pH de esta zona es distinta a la del resto del cuerpo.

Icono calor y sudor

Calor y sudor

El calor hace que sudemos más y el sudor tiene bacterias que pueden irritar la piel.

Ahora, la gama GineCanescalm® te ofrece un tratamiento completo para calmar la irritación de la vulva y la zona vaginal externa.

*Fuente: Datos obtenidos del Light Volumetric Italy, 2016.

Descubre nuestra gama de productos

GineCanescalm® Gel de higiene 200 ml

GineCanescalm® Higiene Íntima Calmante 200 ml

COSMÉTICO

Gel especifico para la higiene íntima, con glicina y pH alcalino (8,5), que ayuda a calmar la zona íntima sensible y con tendencia a la irritación.

SABER MÁS

COMPRAR

GineCanescalm® Gel-Crema 15 g

GineCanescalm® Gel-Crema 15 g

COSMÉTICO

GineCanescalm® Gel-Crema ayuda a aliviar la irritación vulvar producida por causas no infecciosas.

SABER MÁS

COMPRAR

Prevenir la irritación íntima

Icono de Canestén de unas braguitas

Utiliza productos de higiene que no sean agresivos y que hayan sido especialmente formulados para el cuidado de la zona íntima.

Símbolo de Canestén sin perfume

Elige ropa que no sea ajustada y que permita la circulación del aire. La ropa interior, preferiblemente de algodón para que absorba la transpiración y pueda lavarse a temperaturas superiores a 60ºC.

Icono de Canestén de papel higiénico

Aclara bien la zona íntima tras lavarte y, después, sécala suavemente con una toalla limpia.

Realidades sobre la Irritación Íntima

Icono de Canestén de un gráfico circular

La irritación íntima es una condición bastante común, que afecta al 38% de las mujeres.

Icono de Canestén de células de hongos bajo el microscopio

No está necesariamente relacionada con la higiene o las infecciones vaginales, sino que puede estar causada por diferentes factores relacionados con el estilo de vida.

Símbolo de Canestén sin químicos

Puedes prevenirla modificando ciertos hábitos y tratarla con productos calmantes de higiene y cuidado especialmente formulados para ello.